fbpx
Ir a la barra de herramientas
VIAJES

Alemania 2020

 
Fecha: 11 a 19 de Enero de 2020Destino: Alemania
Motivo:

Invitación al Congreso sobre fomento de una ciudadanía cívica y política en la construcción de la paz.
Financiador:

Asociación de Instituciones Educativas Católicas en la República Federal de Alemania (AKSB) en cooperación con el Instituto CAPAZ y la Agencia Federal para la Educación Cívica.
Días hábiles por fuera: 5
Sesiones de Comisión ausente: 0Sesiones Plenaria ausente: 0
Objetivo general para la agenda en el Congreso:

Conocer la experiencia del sistema educación política en Alemania basada en la democracia y los derechos humanos.
Logros:  
Continuidad:  

¿Cuáles son las consecuencias en la educación cívica en Alemania luego del nazismo? 
Nuestro viaje empieza con esta pregunta. Alemania luego del nazismo, y oficialmente desde 1950, implementó un sistema de educación política que ha evolucionado y perdurado hasta el día de hoy. 
La tragedia del holocausto dejó fuertes heridas en el tejido social y en la cultura política alemana. El nazismo no llegó por golpe de Estado, no fue gratuito; tenía arraigo y apoyo popular. La educación política es la respuesta para defender la democracia y los derechos humanos para que nunca vuelva a ocurrir.
Ahora bien, en Alemania existe una Agencia Federal que recibe 63 millones de euros anualmente, y adicionalmente tiene una agencia delegada por cada estado. Se encarga de promover la educación cívica y política, el fortalecimiento de la conciencia sobre la democracia y los derechos humanos, entre otros.
Así mismo, pudimos aprender los principios básicos aplicados a la educación política en todo el país. Es decir, todas las instituciones y organizaciones que instruyen educación política (católicos, ateos, evangélicos, sindicalistas, etc), aplican siempre los siguientes principios.
1.     No abrumar al estudiante con una ideología. La importancia de este punto es tener un marco básico de educación política, enseñando valores democráticos y la cultura del respeto por la democracia y los derechos humanos, evitando el adoctrinamiento en una ideología. El respeto por la democracia y los derechos humanos, no es una ideología.
2.     Aprender a controvertir. Poder mirar “todos los lados de la moneda”, oír todas las voces y partes de un argumento, respetar el pluralismo, y formar juicio propio e independiente. Esto es muy distinto a ser neutral.
3.     Partir de los intereses de los estudiantes. Solo a partir de los intereses personales de cada estudiante se puede hacer educación política, evitando imponer una temática sobre ellos.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar